Morir, vivir, llorar… sin sentido!

Después de 209 horas (valor al azar) la vida de un individuo se destaca de entre las demás por un solo y exclusivo aspecto, nada.

Dice un viejo refrán: “El temor a la muerte, señores, no es otra cosa que considerarse sabio sin serlo, ya que es creer saber sobre aquello que no se sabe. Quizá la muerte sea la mayor bendición del ser humano, nadie lo sabe, y sin embargo todo el mundo le teme como si supiera con absoluta certeza que es el peor de los males”.

Yo me pregunto a estas alturas de la vida ¿la gente es tan estúpida como aparenta? (me incluyo), pero bueno, de todo se ve en estos lares y para variar estoy desvariando, si lo notaron nada de lo que he escrito tiene sentido alguno, excepto por la frase, sin embargo este soy yo, viviendo, sufriendo, gozando, llorando. Ha sido un placer acompañarlos esta noche y nos leeremos en algún momento de nuestras vidas.

San-sayonara.

Kei-chan.

Per se, la frase es del “Sócrates” de Platón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s