Cartas Sueltas

Siempre creí…

Siempre creí que sería feliz, que nunca tendría problemas, que viviría tan tranquilo como cualquiera pudiera imaginarselo. Siempre creí que estarías conmigo, que permanecerías a mi lado, que nunca me dejarías. Siempre creí que el haberme enamorado de ti era lo mejor que me podría haber pasado, que nada podría superar lo que siento por ti, lo que despertaste en mi.

Siempre creí que más alla de ti no habia nada, que eras lo mejor que me podría suceder en toda mi vida. Siempre creí que nada de esto pasaría, que nada me sucedería, y más importante aún, que nada te sucedería. Siempre creí que el mundo era solo el lugar en el que habitamos, pero …

Nunca pense…

Nunca pense que me dejarías, que te olvidarías de mi. Nunca pense no me corresponderías, que no me amarías. Nunca pense que me traicionarías, que me lastimarías. Nunca pense que la vida me tratraría de esta manera, que la luz que siempre me acompaño se apagaría, me abandonaría. Nunca pense que aquello que vi tan lejos estuviera ahora tan cerca. Nunca pense que la muerte se convertiría en mi deseo, en mi mayor anhelo. Nunca pense que lo desearía tanto, que lo esperaría tanto …

Solo…

Solo me queda desear que llegue pronto, o que no llegue nunca, pero por más que lo desee sé que no pasará, sé que tarde o temprano vendrá por mi, me tomará entre sus brazos y me dormirá, para nunca despertarme, para nunca dejarme ir. Solo me resta despedirme, decir adios, solo eso, decir adios …”

Escrito por: Miguel Angel Mahecha Rivera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s