Es casi medianoche, la única luz que me ilumina es la pantalla de mi pc; a lo lejos se oye un tic… tac… y en mi mente solo hay vacio, el vacio de saber que no me queda más que resignarme a que llega un nuevo día y que no puedo hacer nada para evitar que eso pase; el vacio de tener una familia que me quiere pero el mismo vacio de saber que prefiero estar solo; el vacio de saber que hay personas que me esperan en otra ciudad pero el mismo vacio de saber que prefiero mi soledad; el vacio de pensar, ese vacio que nos llega cuando tratamos de ‘imaginar’ algo y es ese mismo vacio que nos llega cuando ‘imaginamos’ ese algo.

Ya es medianoche, la luz de la pantalla aún sigue aquí y yo también sigo aquí y aún no logro saber porque; dos conversaciones de messenger me acompañan, dos personas que no pueden dormir, o tal vez no quieren hacerlo para no despertarse al otro día y descubrir que aún existen. No sé si estoy cansado o algo más, no sé si tengo sueño o no, no sé si tengo ganas de dormir o ganas de morir, no sé si quiero estar más tiempo sentado en la oscuridad o prefiero vivir en un mundo de sombras.

Ya ha pasado un día, y yo aún sigo aquí, es casi medianoche de nuevo y el único consuelo que me queda es que cada día que pasa es un día menos en mi existencia y un día más que me acerco a mi destrucción. No creí que fuera a deprimirme, pense que el aburrimiento y la pereza eran solo eso, pero no, me equivoque es mucho más que eso; no pense que el dolor y la rabia que siento se hicieran tan fuertes, al punto de casi volverse incontrolables; simplemente pense que todo sería como antes, que nada tomaría fuerza, que todo permanecería escondido dentro de mi y que la burbuja que antes me protegía regresaría y me cubriría de nuevo; pero no, la burbuja no regresó, al contrario, se desvanecio, desaparecio de mi existencia dejandome solo, abandonado y sin protección, a mi suerte, dejando libre el camino para que lo que me rodea me haga daño, me lastime sin importarle si duele o no. No sé si me importe lo que haya afuera, no sé si quiera saber que hay afuera; prefiero permanecer en este mundo de tinieblas, de sombras que se mueven una tras otra en un constante y a la vez interminable juego que a cada momento se acercan más a mi buscando, tal vez, que me una a su juego y así perecer en sus brazos…

- Continuará… -

About these ads

Acerca de Kei Kurono

... Viendo como sufres en la oscuridad, viendo tus lagrimas derramarse a medida que mi sombra crece y se adueña de tu alma ...

»

  1. guintel dice:

    Aunque en este momento quisiera darte un tirón de orejas, no lo haré.
    Te dejo un abrazo grandote!

  2. keikurono dice:

    wow.. ‘madre’.. tiron de orejas??

    gracias por el hug!!! :)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s